blog fsestructuras

Concursando en México

29 abril 2013

 

 

 

Dar lo mejor. Se trata de eso. De concursar pensando en que vas a ganar

 

De esto saben mucho los arquitectos. Soñar con ganar y conseguirlo. A veces. Y otras muchas no ganar. Aunque a todos, cuando no conseguimos el objetivo nos sale el consuelo de “lo importante es subir la montaña, no estar en la cima”. Pero, para qué engañarnos. Queremos llegar a la cima.

El caso que nos hemos presentado junto con un equipo de primera a un concurso para un colegio. Tenemos que preservar la confidencialidad de los datos: del estudio y del proyecto, pero podemos contaros nuestra experiencia en fase de concurso.

Se trató de acudir a una invitación a concursar, lo que ya te confiere un dorsal de primera línea. A partir de ahí, lo más importante es escuchar a tu cliente y asesorarle en aquella faceta que puede ser útil. La ventaja de partir desde el inicio juntos es que se comparte una línea argumental.

Con la confianza que reporta conformar equipo se suceden los intercambios de información, de documentación, de dudas y de certezas. Y así hemos acudido a este concurso. Por supuesto si lo ganamos sabréis el nivelazo que supone. Si no hay suerte u otros han sido mejores, no os lo contaremos. Nos lameremos las heridas solos.