Metodología del trabajo: diseñar, representar, calcular

Diseñar: Cada estructura incluye la elaboración del replanteo y la comprobación de la idoneidad de la misma respecto al proyecto, tanto desde un punto de vista formal como constructivo. En el momento del replanteo, el técnico pone de manifiesto toda su creatividad que centra en el análisis de las circunstancias de la obra, adecúa la estructura a las necesidades formales y económicas, al diseño constructivo y al montaje de la estructura.

Representar: Los planos bien realizados denotan que los conceptos son profundos y ordenados. Las memorias han de obedecer en su estética al conocimiento competente y ofrecerse de forma clara y completa. En consecuencia, son los mismos ingenieros responsables del análisis y el cálculo de la estructura quienes dibujan y detallan. Los planos que crean destacan lo importante, no les sobra ni les falta información y se ordenan jerarquizados. Las memorias desarrollan las justificaciones técnicas que avalan la calidad de la estructura, por lo que también son claras, ordenadas y completas.

Calcular: El cálculo es, si la fase previa de análisis está correctamente resuelta, una resolución mecanizada. Se comprueban y verifican todas las intuiciones del ingeniero responsable del proyecto. Un buen técnico analista habrá previsto todos los problemas mecánicos y constructivos de la estructura, anticipándose a ellos, por lo que el cálculo se convierte en una comprobación y dimensionado final de los elementos estructurales. La estructura calculada garantiza el cumplimiento de la normativa vigente y los requisitos legales para su ejecución.

En la obra: El trabajo de ingeniería acaba cuando la obra termina. La propia marcha de la obra requiere de una gran dedicación para atender y resolver las consultas y problemas que pueden presentarse. Hay que aclarar dudas sobre los planteamientos reflejados en los planos de proyecto, atender las solicitudes sobre detalles de montaje o puesta en obra, sobre mejoras o alteraciones planteadas por la empresa constructora, rectificar errores o defectos. Además, se puede solicitar servicio de dirección de obra, que incluye atención permanente y visita a la obra con regularidad, revisiones de proyecto ajenas a la acción de consultoría que incluya revisiones de planos para adjuntarlos al final de la obra.