Proyecto esquemático, ejecutivo y progresivo

Se plantea el trabajo en tres fases: análisis, cálculo y delineación.

Cada fase comienza y termina con una reunión con el cliente, que valida y da paso a la siguiente. En el proyecto esquemático se fundamenta el análisis intelectual que integra sensibilidad formal y percepción del proyecto que se redactará y ejecutará. En el proceso de mejora progresiva se repiten las validaciones y los análisis para seguir adecuando la estructura a las demandas formales de las evoluciones del proyecto.