blog fsestructuras

¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo lo vamos a hacer?

3 febrero 2016

 

 

Si había que ganar, había que trabajar para ganar. A por todas.

El desafío de la FLL 2016 se reveló el primer día de septiembre de 2015: cómo encontrar una solución innovadora a la gestión de residuos. La cosa iba de residuos, de reciclaje, de basuras, de sostenibilidad. Al principio la idea no nos entusiasmó. No se trata de un tema creativo, inspirador ni amable. Pero era lo que había así que lo primero era buscarle su atractivo. Un golpe de ánimo fue recibir el tapete para el robot. Esa parte es siempre divertida: implica montar legos y eso, sin duda, es muy divertido.

Autoridades, funciones y tareas

En los primeros días de septiembre se tomaron muchas decisiones que iban a resultar claves para lograr el objetivo. Se conformó el equipo, se distribuyeron tareas y autoridades, se aprobó un método de documentación y desarrollo. Resultas de este esquema hubo un grupo líder del proyecto científico y un grupo líder del proyecto del robot; el proyecto de valores sería una disciplina transversal a lo largo de todo el proceso.

El método científico

Otra decisión clave fue que se iba a aplicar el Método científico para el desarrollo del proyecto científico. Fue Cari, la mentora que nos acompañaría en todo el proceso. Cari Padro Santamaría es psiquiatra y tiene un perfil muy científico. Ella era la mejor para poder guiarnos.

Visitas e información

Antes de tomar la decisión de cuál iba a ser nuestro proyecto científico, sobre qué íbamos a trabajar, debíamos recabar información. Teníamos que visitar empresas e instituciones cuya razón social tiene que ver con los residuos. Fuimos a Góngora dos veces, mantuvimos una reunión con los Traperos de Emaús, con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Y a partir de ahí, sacados de la ignorancia más profunda, estábamos preparados para emprender nuestro viaje primero hacia el conocimiento y después hacia la investigación, para terminar ofreciendo nuestro resultados.

El proyecto de valores

En este campeonato, quienes ya nos seguís desde el año pasado, recordaréis que hay que defender un proyecto de valores. Se trata de que los valores de FLL fluyan a lo largo de todo el proceso. Y eso es lo que pusimos en marcha. Ya veríamos después cómo lo compartíamos y cómo lo explicábamos ante el jurado, pero de manera transversal los valores iban a estar presentes en todo momento. De entre ellos hay un valor ‘La excelencia’ que es el valor de FSESTRUCTURAS, que pilotaría toda nuestra acción.

La robótica

El año pasado ganamos el premio al mejor diseño mecánico del robot, con Luke, en esta ocasión íbamos a hacer algo completamente diferente. Todo un desafío.