blog fsestructuras

VIVIR / SOBREVIVIR A UN SISMO

6 octubre 2017

by Daniel Urrutia García, arquitecto y becario calculista de FSESTRUCTURAS

Septiembre transcurre normal, el mes más lluvioso de lo que llevamos en ciudad de México y el ambiente en la oficina, que se comparte con Lam arquitectos, es muy agradable. Trabajamos en una torre antigua, en su momento la más alta de México, en una ubicación inmejorable. Las jornadas de trabajo aquí son largas y el tiempo libre que tenemos, como lo es la comida, lo compartimos con algún compañero de esta oficina de arquitectos de los cuales a veces hay que escuchar entre risas “vaya dimensiones tiene esa zapata no Danie?”, “¡como sobredimensiona FSESTRUCTURAS! ¿No?

Día 7_ Ya llevo unos 6 meses viviendo en México, mi piso también se encuentra en el 5to piso de una torre antigua. Poco después de meterme a la cama el fuerte movimiento de la misma, unido a la caída de yeso sobre mi cabeza acaba por despertarme (soy de sueño profundo).

Estoy en medio de un sismo magnitud 8.2 escala Richter, el más grande de la historia de México, nunca había vivido algo similar. Al pillarme dormido y no escuchar la alerta sísmica soy el último en evacuar el edificio (junto a una señora de alta edad, que ni lo intentó). Una experiencia que no querría volver a repetir y que al contar en el trabajo, compañeros se toman con humor, ya que al haber evacuado y vivido desde la calle, desde donde la sensación de peligro es mucho menor, aún no saben lo que se siente.

Día 19_Tras una semana algo tranquilo, ya que me habían asegurado que este había sido menos común que un año bisiesto, procedemos a realizar un simulacro de sismo, debido a la catástrofe ocurrida el mismo día en 1985, al que los noticieros llegaron a titular “el sismo de los 10.000 muertos”.

Dos horas después del mismo, en la oficina de FSESTRUCTURAS, se nos mueve repentinamente la silla, el epicentro del presente sismo se encuentra a pocos kilómetros por lo que no ha existido alarma. La puerta esta atorada, no se puede salir y como estructurista trato de abrazarme al núcleo de comunicaciones, pensando que es lo que más armado estará (tras el anterior sismo ya había pensado que haría si no podía correr y lo había comentado con el otro becado de la empresa), que no tarda en colocarse al lado. El núcleo al que estábamos agarrados empieza a torsionarse en nuestra cara, no dejan de caer cosas, así como a abrirse las paredes, y creo que todos los que estuvimos ahí arriba, vimos pasar nuestra vida por delante.

Día 28_Tras días sin dormir y estar alerta a cualquier movimiento, ya he cambiado de oficina y también de casa. Ahora vivo en un bajo, que previamente he inspeccionado a ver que daños había sufrido.

Por supuesto, en las comidas se ha dejado de decir “como sobredimensiona FSE, ¿no?”.